El diseño orgánico vuelve a ser vanguardia

Las tendencias son patrones que nos pueden inducir a adoptar cambios y nuevas formas de conducta. Entre muchas de las técnicas que utiliza un analista de tendencias, para detectar estas mutaciones, existe la llamada, “análisis de piezas”. Consiste en encontrar señales prematuras que podrían constituir el fundamento de que se está gestando una tendencia o ser simplemente, indicadores de algún tipo de cambio. Se parte del análisis de distintos objetos nuevos, que se cruzan en nuestro camino, despertando algún interés y por poseer rasgos similares, entre ellos.

Las transformaciones del entorno se suelen provocar y se pueden establecer a partir de cambios naturales que influyen a nivel social o vicerversa. Si pensamos en la consciencia por preservar el medio ambiente, así como el cuidado de los recursos naturales, se provocó y orquestó a partir de los síntomas que presentó el sistema, como consecuencia del abuso y el mal uso de los beneficios que nos otorgó la modernidad. Así, el calentamiento global y el consecuente cambio climático, son dos de las tendencias que provocaron un cambio del paradigma y de la concepción filosófica, a nivel diseño,  por ejemplo.

Si bien, el diseño orgánico, es un movimiento que surgió hace varias décadas (Gaudí es un ejemplo excepcional), es en los últimos años y como resultado del análisis de escenarios presentes y futuros, que volvió a resurgir y recobrar fuerza. Destronó al funcionalismo y al minimalismo y algunos consideran, que el hecho de volver a estar de moda es por distintas razones. Una, que la historia del diseño no es lineal, otra, existe una necesidad real de concebir piezas, desde un enfoque más humanizador, que contacten visual y funcionalmente con su contexto y con el usuario.

La naturaleza vuelve a ser vectora de un proceso creativo basada en la observación de los elementos naturales. Movimientos estéticos anteriores, basados en el individualismo, a la hora de diseñar, se alejaron de estos conceptos, dejando de lado, paulatinamente, la libertad de las formas, la intuición, lo particular y los valores individuales, camino a una estandarización. La interconexión y el espíritu de la naturaleza son actualmente algunos de los cimientos que suelen emplearse para realizar ejercicios de creatividad e innovación a nivel diseño.

Como en los 30’s,  las conexiones funcionales, espirituales y emocionales de los objetos con respecto a los usuarios, vuelven a ser la principal preocupación de los diseñadores. Las formas que actualmente son consideradas orgánicas, se basan fundamentalmente en curvas y no poseen ninguna característica particularmente geométrica. Históricamente, desde que surgió el movimiento, la forma, de las curvas suaves y sinuosas se opusieron al rígido formalismo geométrico del estilo internacional, actualmente, en perdida de vigencia.

Debido a los avances en materia de ergonomía, antropometría, diseño y diseño asistido por computadora, las creaciones orgánicas emergieron con más fuerza que nunca sin importar el material en que fueran hechas porque existe un fundamento filosófico detrás, no es una mera razón estética. Ya sea natural o plástico, el diseño orgánico expresa toda su potencia cuando conecta con el usuario de manera subliminal, apelando directamente a su sentido innato de la belleza natural.

About St Xavier Octavius

This fan of reincarnation has evidences to have lived during the XVII Century, in the renaissance Florence, and in the romantic Paris of XIX. Of diverse but complementary educational background, graduated in International Relations and International Trade majored in Journalism, Strategic Communication and Coolhunting. Is a Film Critic, speaks several languages and has lived in Buenos Aires, Rio, NYC & Paris, actually lives in Barcelona where continually travel throughout Europe. This curious, Gemini and argentinian has founded FRONTROW and met in the Coolhunting the passion for Trends Analysis and the synthesis of his experience and background. From 24hcoolhunter talk about communication & the power of trends cult.
This entry was posted in L'air du Temps and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.