Lobster Power !

Grace Jones, Isabella Blow, Roisin Murphy & Lady Gaga, todas ellas, comprendieron prematuramente el poder de la imagen y la importancia de utilizar estilismos extremos para diferenciarse, ser foco de atención, posicionarse y consolidarse como marca. Hasta aquí todo correcto, casi de manual, sin embargo, el problema puede aparecer, cuando la fuente de inspiración de tus estilistas  u asesores, es la misma.

Si se trata de llamar la atención, aunque no sea por convicción, nada más sencillo que recurrir a la estética surrealista. Después de casi 90 años, la producción cultural y el abundante legado, de esta vanguardia artística, que investigó en profundidad y logró fusionar desde la creación distintas disciplinas, e ir más allá de los límites establecidos, continúan influenciando e inspirando a creativos y artistas.

En el año 1924, André Breton, precursor, líder y gran pensador del movimiento filosófico, que repercutirá en todas las disciplinas artísticas, después de leer “La interpretación de los sueños” de Sigmund Freud, lanzó el primer manifiesto surrealista de construcción romántica. Así, el inconsciente es la región del intelecto donde el ser humano no objetiva la realidad sino que forma un todo con ella. El arte, en esa esfera, no es representación sino comunicación vital directa del individuo con el todo.

El surrealismo propone entonces, trasladar esas imágenes al mundo del arte por medio de una asociación mental libre, sin la intromisión censora de la conciencia. Esa conexión se expresa de forma privilegiada en las casualidades significativas, en las que el deseo del individuo y el devenir ajeno a él convergen imprevisiblemente, y en el sueño, donde los elementos más dispares se revelan unidos por relaciones secretas.

Salvador Dalí, aunque expulsado del movimiento, es en pintura (con Miró y un período de Picasso) uno de sus grandes referentes. Su obra y psicología creativa continúan inspirando y empujando a la creación. Como el espíritu del movimiento, Dalí supo perseguir la intersección entre su obra y su pensamiento y el de otros artistas de diferentes disciplinas. En indumentaria realizó una intensa colaboración con la modista italiana Elsa Schiaparelli y el francés Christian Dior.

El ejercicio y la investigación partía de la reproducción creativa de un objeto que así, lo transforma y lo enriquece. Las langostas, los teléfonos, los relojes, el tiempo, son algunas de las obsesiones de Dalí, que además de soñar recurrentemente con ellas, lo ayudan a investigar y a crear. De la fusión de dos de sus obsesiones surgirá el célebre “teléfono langosta” (1938, para su mecenas, el poeta, Edward James)  y el posterior “vestido langosta” realizado por Schiaparelli para Wallis Simpson.

Dalí exhortaba a un cotidiano con altas dosis de fantasía. Para lo cual era indispensable dejar emerger nuestro inconsciente, de aquí que utilice el diseño de objetos como propulsor de este objetivo. El surrealismo supuso una gran revolución a nivel diseño, tal, que cuatro personajes de nuestro tiempo, casi simultáneamente, portan el mismo sombrero…

About St Xavier Octavius

This fan of reincarnation has evidences to have lived during the XVII Century, in the renaissance Florence, and in the romantic Paris of XIX. Of diverse but complementary educational background, graduated in International Relations and International Trade majored in Journalism, Strategic Communication and Coolhunting. Is a Film Critic, speaks several languages and has lived in Buenos Aires, Rio, NYC & Paris, actually lives in Barcelona where continually travel throughout Europe. This curious, Gemini and argentinian has founded FRONTROW and met in the Coolhunting the passion for Trends Analysis and the synthesis of his experience and background. From 24hcoolhunter talk about communication & the power of trends cult.
This entry was posted in L'air du Temps, Trendsetters and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.