PROFESSION COOLHUNTER

La mejor forma de predecir el futuro, es creándolo tu mismo
Peter Drucker

Me llamo Javier Raffa, soy Coolhunter (Captador y Analista de Tendencias) y consciente, de tener la profesión más mediática de los últimos tiempos. Esto ha generado beneficios pero también ha aportado confusión. Decidido a fundar FRONTROW, Agencia especializada en la Captación y el Análisis de Tendencias para desarrollar contenidos especializados y branding innovador, siento la necesidad y la obligación de presentar nuestra línea de reflexión.

Mi madre partió sin entender cuál era mi trabajo. Algunos de mis amigos continúan sin comprenderlo. Y lo peor, clientes y potenciales clientes aún se cuestionan para qué sirve y cómo se utiliza el conjunto de técnicas y metodologías al que se denomina Coolhunting o Análisis de Tendencias.

Los editores de moda son algunos de los responsables de esta confusión. Durante los últimos años han definido sistemáticamente al Coolhunter como la persona que, cámara en mano, se dedica a fotografiar cómo viste la gente en la calle, lo que se denomina: street style. Evidentemente, este ejercicio puede identificar determinados signos, pero el verdadero trabajo de un Coolhunter no se limita al síntoma ni a un signo; arremete hasta descubrir las causas para poder así, establecer análisis de futuro. Aquí es dónde yace el quid de esta profesión y cómo otorgamos valor agregado a través de nuestro trabajo.

La prensa de moda, con el afán estético que la caracteriza, buscó una figura estilizada y romántica para definir esta actividad. Esta figura existe, algunos hacen trabajos excelentes (soy fan de Scott Schuman, considerado el precursor y fundador de www.thesartoriallist.com), pero la indumentaria es sólo una manifestación, tal vez la más obvia del sistema moda, y el vestimentario no es el único comportamiento susceptible de ser analizado.

El Coolhunter implementa muchísimas otras técnicas para detectar signos en una sociedad a distintos niveles. A su vez, las tendencias no entienden de sectores o segmentos. Por ende, el Coolhunting tampoco. Todos y todas deberíamos poder ser objeto de un estudio de tendencias. No importa la edad, el sexo, la religión, el status o la ubicación geográfica. Todos seguimos alguna tendencia, a veces varias, según cuál sea el comportamiento en cuestión. Todos tenemos nuestro deporte, marca, comida, ciudad, música, artista plástico o director de cine favorito.

El Coolhunting es un conjunto de técnicas que se ha venido practicado intuitivamente desde hacia varias décadas. Pero durante las dos últimas, se dieron todos los factores para materializar su sistematización. El objetivo fundamental es el estudio de las tendencias, “en que dirección avanza el comportamiento X de una sociedad o un grupo” (entiéndase X como : alimentario, vestimentario, de ocio, comunicacional, social, visual, gráfico, etc.) Con la evolución de la sociedad de consumo, los métodos cuantitativos del marketing tradicional entraron en crisis. Para detectar esas tendencias, era imprescindible una figura que trabajase entre los consumidores y no desde undespacho y, así, poder descifrar los “por qué” y establecer los “hacia dónde” de una tendencia o comportamiento.

Los 90’s y los 00’s han sido décadas de crecimiento económico. Han nacido muchas marcas, cada una con su promesa. La figura del Coolhunter cobró notoriedad e importancia. El Branding de la nueva era, reclama : inspiración, creatividad, conceptos, historias e ideas nuevas para la innovación y la diferenciación y futurología, predicción de escenarios, para la toma de decisiones estratégicas. Dotar a las marcas de contenido y valor agregado, redefinirlas y actualizarlas constantemente para poder así anticiparse a cambios futuros sin decepcionar y sosteniendo la promesa inicial.

Vivimos en un entorno interconectado y cambiante al que nunca terminamos de conocer. No hay fronteras, todo se relaciona con todo y se redefine. Las sociedades dependen de los discursos, los signos, la información y de los agentes capaces de generar cambios innovadores para definir los valores que definen a la sociedad contemporánea. El Coolhunting colabora para detectar y comprender lo relevante de estos elementos, para adelantarse y cómo saber sobrellevar estratégicamente cualquier cambio, menor o mayor, de continuidad o ruptura, dentro del paradigma dominante. Así, inspirar acciones orientadas a introducir cambios o mejoras y lograr que seduzca a todos, lo que en principio, llamó la atención de unos pocos. It’s all about trends

Comments are closed.